Sin moral

Un equipo de cirujanos del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona) planificó una complicada operación quirúrgica dirigida a eliminar un neuroblastoma, un tumor extremadamente agresivo que se forma en el tejido nervioso a un niño de cinco años. La extirpación planteaba muchas dificultades.

Para poder ensayar la intervención con antelación, el equipo médico usó una reproducción del tumor obtenida con una impresora 3D de la Fundación CIM. Para hacer la copia en 3D, los técnicos de la Fundación cruzaron los datos de una tomografía computarizada y una resonancia magnética del pequeño.

Un japonés ha sido detenido por posesión de armas de fuego fabricadas con una impresora 3D. Yoshitomo Imura, fabricó  dos armas con potencial de disparar balas letales. Las armas ensambladas a partir de piezas producidas por las impresoras no son detectables en los equipos de seguridad de los aeropuertos.

La tecnología no tiene calificación moral sino quien la usa y para qué la usa.

Anuncios


Categorías:salud

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: