El homus retrogrado

Hacia tiempo que creia que esta especie estaba en extinción pero me encuentro que lo que está es camuflada. El homus retrógrado es aquel que no pierde sus costumbre y pensamientos propias de tiempos pasados. Suele ser obtuso, vanidoso y sexista.
No suele expresar sus opiniones, pues generalmente en la sociedad están mal vistas, pero cuando está instalado en un cargo de consideración (Director General o superior), la vanidad supera a la represión. Hay varios tipos, pero me voy a centrar en 3:

A- El sobón:
Este hombre tiene colaboradoras femeninas, no discrimina, pero en cada una de las reuniones “a solas” somete a sus colaboradoras a un sutil sobeteo, sin llegar a mayores, que puede ir aderezado de delicadas insinuaciones. A pesar de que la antagonista deja las cosas claras la situación se repite reunión tras reunión. Este tira y afloja, sopone el doble de energias para la desdichada ya que, ademas de no contarselo a nadie, debe rendir sin dar ninguna excusa para el cese.

B- El petulante:
Este hombre posee tal exagerada presunción que si tiene colaboradoras femeninas, lo que no suele ser normal, pertenecen al grupo de profesionales del peloteo. Su único fin es destacar a toda costa, para su mayor beneficio. Si le gusta alguna de sus colaboradoras se permitirá pequeños coqueteos. Pero si ésta destaca, el ataque al honor es su defensa:
Acomodado en su cargo y rodeado de su cohorte de pelotas, se relaja y es en ese periodo en el que, aparecen los comentarios sexistas, hechos a terceras personas sin que esté presente el objeto de sus “reprimidos deseos”. Frases como ” a esta hay que domarla”, o “ya te la has follado?”, le parecen de lo más adecuada para comenzar una reunión de trabajo. El resultado se lo pueden imaginar.

C- El camaleón
Es compulsivamente mentiroso y tiene la habilidad de cambiar de actitud y conducta, adoptando en cada caso la más ventajosa. Su carencia de escrúpulos sólo es comparable a su desmedida y hartera ambición. Es, asimismo, imprevisor y con relativismo moral y por tanto con algún protector en las alturas. Para realizar sus emboscadas no distingue sexo. Pero !hay si eres mujer, inteligente y más profesional! esto no es soportable. Su táctica será el desprestigio y los adjetivos que irá sembrando “sabionda”, “exasperante” e “incomoda”.

A mi modo de ver no aportan nada a la sociedad, ni profesional ni humanamente y son un obstaculo para alcanzar la deseada igualdad o paridad de género.
En los tres casos la denuncia individual es complicada ya que se han encargado de desacreditar lo más posible a la antagonista. La pregunta es ¿que hacer?



Categorías:Funcionario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: